Necesitamos AIRE!!!!!

jueves, 9 de diciembre de 2010

| | |
Por qué va tan apurada la gente? Por qué atraviesa tan rápido el camino?
A veces el frenesí de esta vida moderna también me atrapa, sin cautivarme, pero me envuelve. Me incita a ese delirio, al stress y el vértigo.
En este mundo en el que vivimos la velocidad parece el factor clave. Corremos de acá para allá, saturados de responsabilidades, ensimismados, asteados.
Y en el proceso olvidamos lo importante de detenernos a contemplar, a disfrutar. Nos obnubilamos en que la eficiencia y los frutos provienen de los segundos que podemos economizar. Y cuán errados estamos! No siempre lo que se hace rápido se hace eficientemente... Tal vez ni siquiera se haga bien, pues en la velocidad se nos pueden escapar muchos detalles, muchas oportunidades.
El exceso de km/seg nos agota, nos perturba. Perdemos el gusto por el ocio. No nos permitimos siquiera extrañarlo. Y en la vorágine del diario vivir cuerpo y mente nos piden un respiro, una pausa. Por qué no un tecito de boldo? =)
Como en toda montaña rusa, el problema no está solo en las sensaciones durante el paseo, el gran inconveniente subyace cuando se detiene. Ahí nos da vueltas todo, perdemos el rumbo. Nos desestabilizamos, nos mareamos…. Y andamos medio chuecos =P
En la vida frenar es lo que más nos cuesta, saber cuándo parar se vuelve complicado. Y cuando finalmente lo hacemos, nos cae todo el peso de lo que pasó encima. Porque no es que nos estresamos cuando decidimos frenar, venimos acumulando el stress y éste nos pega un cachetazo voraz, una estocada final, en ese momento.
Por suerte el efecto es como cuando bajamos de la montaña rusa, momentáneo. De a poco volvemos al equilibrio y logramos respirar con calma.
En ese preciso instante es cuando debemos permitirnos el tiempo para contemplar, acariciar, escuchar con detenimiento, respirar hondo, sentir esa bocanada de aire que nos revuelve el pelo, tenderse en el césped, compartir con amigos, reir a carcajadas hasta que duela la panza, mirar el firmamento, encontrarle formas a las nubes…. En fin… disfrutar las pequeñas e innumerables cosas de las cuales nos fuimos olvidando y tan bien nos hacen. Necesitamos darnos el tiempo para hacer eso que siempre estamos posponiendo… y hacerlo con goce.
El único inconveniente se encuentra en NO volver a caer en el ritmo acelerado de esta vida moderna. Cuando empezamos a sentir que eso está aconteciendo, simplemente debemos detenernos un instante, cerrar los ojos, tomar aire, recordar lo importante…
Simplemente, tomarse 5 minutos y tomarse un té =D

0 comentarios:

Publicar un comentario