DEEP BREATH TILL 10

martes, 1 de marzo de 2011

| | |
Tengo que aprender a controlarme… Impulsiva, yo?! Nahh, te pareció…
Tengo esta característica de la que ya he hablado alguna vez, pero para los que no me conocen… Soy extremadamente sincera… Trato de ser diplomática, lo intentó… pero a veces se me salta la chaveta
Hay momentos en los que simplemente la verborrágica sinceridad se me escapa sin medir consecuencias… No es que no tenga razón en los planteos, muchas veces la creo tener, es sólo que no considero los tiempos para hacerlos, existen momentos en que es simplemente inapropiado.
Esta suerte de impulsiva honestidad bruta es algo que debo aprender a controlar. Debo entender que a veces es necesario frenar el impulso y cuestionarse si es el momento apropiado para hacer el comentario.
Suele pasarme más cuando no estoy en mi eje, cuando estoy más sensible que de costumbre, cuando simplemente no ando bien. Ahí es cuando más inestable se vuelve mi sinceridad y dejo de medir las consecuencias de lo que digo.
Y luego tan solo me pasa que tomo un hondo respiro y descubro lo desubicado de mi conducta y me replanteo las formas en que elegí proceder. Y ya es tarde. El daño está hecho. Ya herí susceptibilidades y ya me siento mal conmigo misma…. Me siento la peor!
Y ni siquiera se trata de lo que digo o cómo lo digo…. Sólo que no elijo los momentos adecuados para hacerlo.
Entonces, mi planteo sería: si tras tomar aire descubro mi error, tal vez deba aprender a tomar ese hondo respiro y contar hasta diez antes de hacer el planteo. Tal vez así descubriría que es mejor dejar ciertas cosas sin decir… o simplemente decirlas en otro momento, con aguas mas calmas o mejores circunstancias circundantes.
Deberé asimilar todo esto que digo para futuras ocasiones. El daño esta vez ya está hecho, pero tal vez la próxima…
OMMMMM!

0 comentarios:

Publicar un comentario