HEARTACHE

domingo, 8 de mayo de 2011

| | |


“Todo pasa por una razón”, me lo vengo repitiendo desde ayer a la tarde, tratando de mitigar el dolor que siento, intentando encontrarle consuelo a todo lo que ha acontecido.
Y no lo logro, no logro acallar ese dolor, aunque esta vez me haya encontrado más resignada, aunque esta vez ya no tenga ni fuerzas para pelear ni llorar.
Ahora es cuando debo encontrar la forma de seguir, de continuar avanzando, de evitar estancarme en este dolor. Tal vez es muy reciente, tal vez por ello aún no encuentre la forma.
Las poquitas fuerzas que encuentro las recibo de la gente bella que me rodea, que me llena de palabras hermosas llenas de aliento. Me abrazan, me besan, me acompañan y me contienen… y aún así las lágrimas siguen fluyendo.
Supongo que es así, que hay que pasarla y padecerla, hasta que un día deje de doler. Como me dijo una amiga: “No hay mal que dure cien años…. Tu futuro compañero y amor ya dejó a los suyos y salió a buscarte… Creeme. Te amo, amiga, y este es un interés que deberás pagar por adelantado para recibir TODO LO BUENO QUE DIOS TIENE PARA VOS”
Quisiera creerle, quisiera encontrar consuelo en esa esperanza, pero por ahora simplemente duele que ya no vaya a estar más. Y me dicen que “Es mejor así. Sé que es difícil, gordi, después vas a ver las cosas más claras” y aún así, hoy, quisiera que las cosas NO fueran así, quisiera hallarle solución, pero todo esto escapa a mis posibilidades y a mi entendimiento.
Y tal vez sea mejor así, pero quién se lo explica a mi corazón? Él se niega a entenderlo, se rehúsa completamente.
La vida sigue, superé el desamor ya tantas veces, esta también lo haré, pero estoy cansada. Mi alma ya no aguanta tan entera los golpes y cada vez empieza a doler más. “Las cosas pasan cuando empezamos a creer”, me repite una amiga. Y le creo y quiero aceptarlo, pero aún no logro asimilarlo.
Supongo que es cuestión de tiempo, cada día lo iré masticando un poco más hasta que un día logre digerir esta cruel realidad… Y algún día ya no dolerá.
La vida es cruel, no busqué esto, no hice nada para merecerlo, y aún así volví a elegir mal… Alguna vez me va a salir bien, ese es hoy mi consuelo, mientras tanto lloraré lo que me haga falta hasta que, finalmente, me seque. El corazón ahí también lo va a entender.
GRACIAS A TODOS LOS QUE ESTAN CONMIGO EN ESTE MOMENTO. LOS AMO CON TODA MI ALMA… Y ES POR USTEDES QUE, INCLUSO EN MOMENTOS ASÍ, ME SIENTO UNA AFORTUNADA… Y NO TAN SOLA. GRACIAS!

0 comentarios:

Publicar un comentario