RUINAS

viernes, 1 de julio de 2011

| | |
Es el eco estrepitoso del pasado,
fortuito, abrumador y osado;
remembranza hostil de un calvario olvidado,
escombros de un abril devastado.


"Solía ser férreo", murmuran los cimientos;
"solía ser bello", susurran sus ornamentos;
"solía ser puro", rumorean los techos;
"solía ser cierto", les comento sin consuelo.


Hoy son solo vestigios de un desacierto embustero,
restos de alguna quimera que cinceló su embrujo certero;
engaños revelados en la voragine de tantos excesos,
el suplicio sin consuelo, el tormento de relatos añejos.


Es la advertencia que resuena en los despojos,
firma, clara, ensordecedora;
Es el epilogo que nos exhorta a la transmutación
a la absolución definitiva tras el purgatorio.


Y en los vestigios de tanto hostigador recuerdo
resuena la enseñanza del voraz pretérito;
rotas las cadenas, condenados los lamentos,
se define un nuevo inicio, diametralmente opuesto.

0 comentarios:

Publicar un comentario