La paja en el Ojo Ajeno...

jueves, 16 de febrero de 2012

| | |
Francamente, por momentos, creo que la gente se vuelve demasiado susceptible a lo que el resto de la humanidad hace con sus vidas.

No hay que ser escritor para escribir, ni fotógrafo para fotografiar, ni cantante para cantar, ni chef para cocinar, ni filósofo para filosofar, ni carpintero para trabajar la madera...

En tanto y en cuanto lo que hacemos de nuestras vidas no afecte directa y negativamente la vida de los otros, podemos hacer con ella lo que queramos. La diferencia sustancial va a radicar en que quien se haya instruido y abocado a tal o cual oficio probablemente (y digo "probablemente" porque no siempre es el caso) va a obtener mejores resultados, más bellos, armónicos o perfectos.

Desde ya que un fotógrafo "profesional" sacará mejores fotos que un novato que simplemente toma una cámara y dispara hacia lo que le gusta, por razones muy obvias de conocimientos formales y experiencia, pero es como todo: por algún lado se empieza, todos fuimos novatos en nuestros campos de conocimiento alguna vez.

Y por otro lado, y siguiendo en el campo fotográfico, cuál es el gran inconveniente si se quiere seguir en el "amateurismo", por algo existe. Y aún más, qué tan grave podría ser decidirse por mantener algo como hobbie sin pretender aprender más sobre eso, más que con la experiencia.

En tanto y en cuanto no moleste al resto con sus acciones, qué hay de malo? Por qué es tan terrible que se decida por comprarse un equipo bueno y juegue a ser...?


Todo esto parte de comentarios que estuve leyendo, bastante ofensivos y creo de mal gusto, que atacaban a aquellas personas que se volcaban a un cierto campo por mero placer y para ello apelaban a buenas herramientas. Qué hay de malo si nos sobra la plata y la invertimos en un set de palos de golf caríiisimos sólo cuando recién arrancamos con las clases? Si al fin y al cabo el despilfarre es del otro, qué tanto molesta? Sobretodo considerando que es un gusto que tal vez sostenga durante toda la vida, aunque tal vez nunca se vuelque al mundo "PROFESIONAL".


Distinta es la crítica cuando se sabe que esa mucha plata no es de quien la gasta o sí, pero hay otras prioridades en su camino. Ese sería otro debate de cualquier forma.

Ni siquiera es por el tema monetario, ni siquiera son críticas que me hayan tocado a mí, pero a veces hay que aprender a ver quienes somos y dónde estamos parados nosotros para criticar al otro. Tenemos la chapa necesaria para juzgar si otro es bueno o malo realmente en algo? Podemos decir, por ejemplo, "Ya se compra una cámara reflex  y se cree fotógrafo", presumiendo por tanto que nosotros somos ya profesionales en eso? Y si lo fuésemos, eso invalida las posibilidades del otro de comprarse una linda cámara simplemente porque puede, le gusta y le va a dar uso? Solo por citar ejemplos...

Yo NO soy fotógrafa (y tampoco tengo un equipo ultra costoso), pero amo fotografiar, NO soy escritora, pero amo escribir, NO soy chef pero me encanta cocinar, NO soy cantante, pero planeo seguir haciéndolo en la ducha (a fuerza de desafinar), NO soy filósofo y aquí me tienen filosofando, NO soy carpintero y aún así estoy restaurando una caja... y no voy a dejar de hacer nada de eso por algún envidioso que ande dando vueltas... No molesto a nadie con lo que hago, porque es mío y es personal...

A VECES HAY QUE PARARSE FRENTE AL ESPEJO Y ARRANCAR LA AUTOCRITICA, NO CREEN?


0 comentarios:

Publicar un comentario