Ignorados...

martes, 2 de diciembre de 2014

| | | 0 comentarios

Hace un tiempo viene resonando fuerte en mi cabeza, con estridencia, una idea persistente, permanente e inquietante: nuestra constante falta de atención a la vida y la muerte.

Nos pasamos los días leyendo y oyendo frases trilladas respecto de valorar la vida, disfrutar cada día como si fuese el último… Haciendo oda del “Carpe Diem”… pero en verdad nos detenemos en algún momento a poner esto en práctica? Con una mano en el corazón, lo hacemos? O simplemente pasamos cada día como una constante inalterable, como si simplemente fuesen una sucesión perpetua, una rueda cíclica que jamás se detiene?

Y es que meditándolo bien, los días pasan indefectiblemente y sólo en muy pocos de ellos nos detenemos a apreciarlos y valorarlos, a disfrutarlos y hacer de ellos lo máximo que podemos… exprimirlos hasta la última gota.

Los días se suceden aprisa, casi sin percibirlos… Y a los días le suceden semanas; y a las semanas, meses; y a los meses, años… Y así seguimos, porque sabemos que los días continúan suscitándose, sin que se los pidamos. Lo que usualmente no nos detenemos a considerar es que los días continúan, pero son nuestros días los que tienen fecha de caducidad. Vendrá un día que será nuestro último día, el fin de nuestra existencia, nuestra muerte.

Poca gente habla de la muerte, casi como si ignorando su existencia pudiésemos hacerla desaparecer. Seguimos diariamente sin percatarnos de que ella puede aparecer cualquier día, casi como si nuestro inconsciente quisiese protegernos de su llegada, bloqueándola.

Y por bloquear su inevitabilidad, dejamos de apreciar los días y dejamos que estos se sucedan sin reconocimiento, sin casi saborearlos. Y entonces también caemos en un círculo de causas y efectos en los que subestimamos la vida por subestimar la muerte e ignoramos a la muerte por ignorar a la vida.

Entonces, cuando queremos acordar, se pasaron tantos días y perdimos tantos preciados momentos que solo resta reprocharse todo aquello que dejamos pasar, que dimos por sentado, que no hicimos, que no dijimos, que no disfrutamos ni valoramos cuando era el momento. Los días pasados ya no vuelven y aquello que se transitó ya no se vuelve a caminar, no de la misma manera al menos. Eso que dejamos de hacer ya no puede enmendarse, no al menos de la misma forma en que se hubiese hecho en aquel preciso instante en que tuvimos la oportunidad y dudamos, desestimamos o ignoramos.

Por supuesto que nunca es tarde para abrir los ojos y comprender que hay que entregarse por completo a cada día. Desde ya que siempre se puede tratar de compensar por el tiempo perdido. Y no importa cuántos días ya hayan trascurrido desde que comenzó tu existencia, siempre se puede frenar hoy y plantearse qué podemos hacer para vivir lo que nos resta en total plenitud y consciencia de que lo que nos queda por delante es finito y, por ello, debemos asegurarnos de vivenciarlos en su máximo exponente.

Es importante darle entidad a la muerte, abrazar la idea de que todo concluye, que nada permanece en nuestras vidas por siempre, ni siquiera la vida misma. Sólo mediante el reconocimiento de la inevitabilidad de un final aprendemos a deleitarnos en el proceso, a valorar momentos.

Es necesario comprender a la muerte para transitar nuestros días con completa consciencia, sin dejar nada en nuestras mochilas. Porque todo aquello que quede en ellas, en el último día será motivo de reproche. Todo aquello que queda en el tintero será tinta que se seque y ya no permitirá escribir ninguna historia. Tenemos que asegurarnos de no dejar asignaturas pendientes, deudas kármicas.

LA VIDA ES UNA, LA MUERTE TAMBIEN… DÉMOSLE A AMBAS EL ROL QUE MERECEN, LA IMPORTANCIA QUE REALMENTE TIENEN…


Y SOLO ASÍ, REALMENTE…. “CARPE DIEM”

RETO: Belleza real, pero real!

jueves, 16 de mayo de 2013

| | | 39 comentarios

Cuando comencé leyendo los posts del reto "Contra publicidad, belleza real, pero real! iniciado en el blog ”Casi Natural”, me dije a mí misma “cuántas mujeres valientes y hermosas detrás de estos blogs, no me animo a bajar tanto la guardia”, pero pronto me vi reconsiderando la idea…

Antes que nada invito a leer los posts de estas chicas divinas para aprender un poco más a través de sus experiencias!!!

Hay varias cicatrices en mi vida que hacen que una se ponga una armadura y le cueste bajar la guardia, la mayoría acarreadas de la época en que estaba aún definiendo mi personalidad y las inseguridades aparecían en abundancia. De todas ellas hoy decidí enfocarme en el amor, en la pareja. Puedo dedicar estas líneas al tema porque ya he sepultado las heridas de esa historia y he logrado borrar sus marcas casi por completo.

Hoy me toca hablar desde la experiencia con el afán de concientizar y, por qué no, ayudar a alguien que esté atravesando por lo mismo… Si llega a tan solo una persona, me sentiré realizada…

Esta historia data de mi adolescencia, de cuando aún físicamente me estaba definiendo como mujer y mis compañeros de colegio me trataban de “patito feo” (pues bien, “in your face” ahora soy un cisne… un tanto machucado… pero cisne al fin jajaja). El bullying es común y muchas veces deja marcas muy serias en las personas, es algo muy serio que merece mucho respeto, pero en este post lo menciono tan solo como una forma de explicar lo poco que me estimaba en ese entonces físicamente y la sensación de que nunca nadie se iba a fijar en mí… Eso me llevó a una introversión absoluta y una suerte de estado semi depresivo constante... En ese contexto conocí a un chico un tanto mayor que se interesó en mí…

Hasta ahí hubiese sido otra historia fugaz adolescente, de no ser por el maltrato en el que pronto me vi envuelta. Pronto me vi aceptando sumisamente sus desquisiados condicionamientos respecto de cómo vestirme, con quién hablar, dónde ir, a qué hora llegar...

Los maltratadores tienen una retorcida forma de dar vuelta todas las historias y terminar convenciéndote de que “la culpa es toda tuya ”y que él reacciona así porque “te desubicas”. Mis “trasgresiones” a sus límites generaban  situaciones que cada vez se iban tornando más violentas.

La adolescencia, el bullying y la falta de amor propio son una mala conjugación que hace que muchas veces nos “conformemos” y nos convenzamos de que “si lo pierdo a él no voy a encontrar a nadie más a quien le guste”.

Fueron esos factores los que me llevaron a tolerar cosas que una mujer no tiene que aceptar. Así fue como sus celos hacían que no pudiese juntarme a estudiar sin que en algún punto de la tarde saliese a comprar galletitas para el mate y me encontrase con él en la puerta de la casa de mi amiga con el planteo “No era que estaban estudiando? Demasiadas risas para estar haciendo un TP… Y a dónde están yendo, eh?!”.  Inmediatamente me forzaba a abandonar el lugar a fuerza de gritos, mi vergüenza por la situación y no querer poner a mi amiga en semejante momento de tensión…

No podía juntarme con amigas de noche e ir a bailar porque de alguna forma él descubría a dónde había ido, se aparecía en el lugar y me sacaba a tirones y empujones a los gritos de “ves que al final sos una trola”. Mis amigas me prestaban ropa para cambiarme y él entonces me acusaba de “tener malas juntas que necesitan de un tipo que las acomode”

Si las cosas no se hacían como él quería estallaba el conflicto. Aún recuerdo la ubicación de algunos moretones por los tirones y empujones. Juro que quería dejarlo, pero la relación era tan retorcida que no lograba hacerlo. Aún así, el día que me dio un puñetazo comprendí que era suficiente… pero él no lo comprendió.

En el tiempo sucesivo comencé a encontrarme a mí misma, a entender que valía más, ERA más.Me empecé a mirar al espejo y descubrir las cosas que me gustaban de mí. Descubrí que podía ser firme y fuerte al tomar una decisión difícil. Entendí que estaba bien sola, que no necesitaba a nadie porque así ya estaba completa. Encontré catarsis en la escritura, más precisamente en la poesía (aún mantengo esa costumbre como verán en este blog tan subjetivo e introspectivo ajaj)

Él siguió apareciendo en la casa de mis viejos cada noche durante mucho tiempo, llamando 30 o 40 veces cada vez… Luego comenzó a haber música fuertísima y gritos de “Te amo”. Confesé todo a mis padres porque ya no podía andar sola en la calle sin que apareciese y la situación se tornara tensa... Creo que la firmeza con que yo me plantaba hizo que eventualmente todo se fuese calmando… El mundo es un pañuelo y, si bien no volvió a seguirme ni stalkearme, volví a cruzarmelo en varios sitios en los sucesivos años, pero yo ya no era la tonta niña que acataba todo, mi personalidad tosuda había aflorado y las marcas de la adolescencia me habían hecho fuerte, en eso él había sido solo una parte...

Vinieron un par de relaciones “no muy normales” después de esa ya que me había convertido en un ser frío y desconfiado para el amor e inconscientemente elegía tipos que no me convenían... Hasta que llegó este “peluche imperfecto” del que ya he hablado en algún post y finalmente tengo una relación hermosa y en paz… Ojo! No fue él quien me salvó, eso lo hice yo sola, aunque me haya costado, me haya herido y agotado. Mi peluche me ayudó a confiar en una pareja nuevamente, me hizo comprender cómo un hombre debe tratarme y cómo se siente cuanto te aman realmente. Con él transito el camino de un amor puro y real, sin traumas ni violencia, imperfecto como todas las cosas de la vida, pero aceptándonos en las diferencias y los defectos… Nutriéndonos de ellos y siempre avanzando...

A grandes razgos esta es mi historia… Es mucho más larga, pero sino este post sería eterno… Súmense a esta cruzada, aun si no escriben un post, cuéntenselo a ustedes mismas para hacer catarsis, analizar y comprender el mundo que transitan y cómo mejorarlo =)

Todo lo que fuimos, lo que hicimos, lo que nos pasó, todo nos trae hasta acá y tenemos que creer que nos prepara para algo mejor. Aprendamos de la experiencia, enseñemos desde ella y evolucionemos constantemente. 

SOMOS MUJERES REALES, FUERTES Y BELLAS... ÚNICAS E IRREPETIBLES...

Sentir...

miércoles, 27 de febrero de 2013

| | | 4 comentarios

Este blog quedó en el tintero durante un tiempo, ávido de nuevos posts que, en el fulgor de los últimos acontecimientos, se hacían desear…

Algunas manos vinieron al rescate de este empolvado blog y así  llegó la inspiración para el post del día. Y es que es así de simple, una palabra, una pequeña idea, un diminuto ejemplo y todo cobra sentido y comienza a tener una forma…

De algo tan básico, tan simple como los cinco sentidos provienen la mayoría de las grandes sensaciones y recuerdos más vívidos de nuestras vidas. Podemos usar los sentidos de manera intuitiva y mecánica o podemos razonar y analizar el contexto (así no sea concientemente) de lo que estamos captando.

Se tratar de mirar, observar y no tan solo ver.  Escuchar y no tan solo oír. Saborear y no tan solo comer. Oler más allá de respirar. Palpar en vez de solo tocar.

Hacemos asociaciones directas entre lo que captamos y los momentos vividos. Así ,los sentidos comienzan a evocar emociones y el mundo deja de ser sin sabor para ser más dulce y más amargo a la vez.

Es el día de hoy que no puedo dejar de oler los jazmines florecidos, recordando en cada nota de ese aroma a mi abuela, pilar de mis mejores recuerdos de la infancia. 

Aún sigo escuchando a mi mamá cantar sentada a un lado de mi cama cada vez que oigo un tema de María Elena Walsh. 

Muchas veces me encuentro palpándome la cicatriz en mi cuero cabelludo, recordando como mi vida entera pasó por mis ojos durante un instante, me detengo en ella cada vez que me lavo el cabello y por una milésima de segundo se me corta el aire. 

Incluso siendo ya adulta hace largo tiempo, no logro concebir la idea de pasar frente a un puesto de copos de azúcar y no comprarme uno para saborearlo mientras continuo mi paseo, trayendo con cada pedacito que como el recuerdo de mi papá llevándome a la calesita del barrio un domingo por la tarde, sonrisa mediante. 

Y siempre me descubro mirando el anillo que llevo en mi anular izquierdo, al punto de lágrima, pensando que “la vida da recompensa a tanto desamor y dolor vivido”

Nuestros sentidos nos nutren, nos dan vivencias claras del mundo que nos rodea, de sus cambios y sus vaivenes, de su estabilidad y su inconstancia, de su existencia completa y de las nuestras en él. Todo se hace más rico, más consciente cuando en vez de “captar” con nuestros sentidos comenzamos a “sentir” con ellos. Redundantemente,  los sentidos dan “sentido” a nuestro paso por este lado.

A USTEDES, QUÉ LES EVOCAN LOS SENTIDOS?


PREMIOS? SI! PREMIOS!

domingo, 24 de febrero de 2013

| | | 13 comentarios

La verdad es que con este blog nunca había recibido premios, con el otro (Love Me Do) ya me ha pasado varias veces, pero con este nunca... Y hoy me he despachado con que tengo TRES, sí, TRES premios para recibir!!!!


El Liebster Award lo recibí de manos de la genia de Cin de "Yo amo mis Uñas", un blog que no se pueden perder si aman los diseños en las uñas o, simplemente, aprecian un buen trabajo =)

Me hizo estas preguntas:


1)¿Porque se llama asi tu blog?
Ay, es verdad! Nunca lo expliqué... Para hacerlo cortito: la idea detrás del nombre es reflejar que aqui me expresaré de una manera muy subjetiva y personal, arraigada al alma y sin caretas

2)¿Recuerdas quien fue tu primer seguidor ?
Si, un chico que se llama Nicolás =)

3)¿Solo tenes que elegir uno ESMALTE O LABIAL ?
Esmalte!

4)¿ Canción preferida?
No tengo una sola!!!

5)¿Libro preferido?
Tampoco tengo uno solo... Me gusta mucho George Orwell y su Rebelión en la Granja

6)¿El blog que mas visitas es...?
Juro que no tengo uno... suelo revisar diariamente las novedades y leer todos los posts nuevos que aparezcn =)

7)¿Que es lo que mas te gusta de ser bloggera ?
Conocer gente, intercambiar opiniones...

8)¿Que es lo que mas disfrutas de la vida ?
La gente que amo, pasar el tiempo con ellos...

9)¿y si el mundo se terminara mañana cual seria tu ultimo deseo?
Que nadie de los que amo sufra en ese final...

10)¿Como definirías tu look?
Relajado, entre rocker y hippie chic dependiendo mi humor

11)¿Conocías mi blog?
SIIIIIIIIIIIIIII.... y lo amoooo!


Este Best Blog Award lo recibí de mnos de la bella Gabi del blog "Vuela Gabiota" (si aman la belleza, la moda y los posts super ocurrentes, éste es el blog que andaban buscando). Sus preguntas son:

1. ¿Qué te gusta más cocinar: postres o platos de cuchara?
Postres!

2. ¿Qué es lo más importante para ti en una persona: la personalidad o el físico?
La personalidad 100%

3. ¿Cuándo empezaste con el blog? 
Noviembre de 2010, pero no escribo tan seguido como debería =)

4. ¿Quién fue la persona que te inspiró para empezar en este mundo?
Mis propias vivencias y las ganas de hacer catarsis

5. ¿Sueles seguir muchos blogs o te llegan los seguidores por otras personas que te han conocido?
Sigo muuuchos blogs, la mayoria vinculados a mi otro blog (Love Me Do), a este blog no le hago ningún tipo de publicidad, pobrecito jajajja

6. ¿Que te gusta más, cocinar o que te cocinen?
Cocinar, me encanta

7. ¿Comes en casa o en el trabajo?
Depende.... Lunes a viernes al mediodía en el trabajo, el resto en casa

8. ¿Sueles hacer recetas de verduras?
Sip... varias

9. ¿Cuál es tu mejor receta?
Capelettis, canelones y lasagna

10. ¿Qué le pides a una persona para que sea tu amiga?
Sinceridad y "estar presente" en la forma que sea

11. ¿Cuál es la mejor película que has visto?
Uffffff.... No hay una sola! Me gusta mucho Cuestión de honor por ejemplo.


Este premio Lovely Blog Award lo recibí de "Alokawa" que me hizo estas preguntas:



1. Pastas
2. Mmmm... me gustan las dos!!!
3. El primero creo, y solo creo, que fue "Get Glam or Die trying"
4. Siiiii.... Un perro que se llama Patán, tiene un año y medio y es rescatado de la calle... Ahora queremos adoptar otro para que tenga un hermanito
5. No, hacía voley pero tuve unos quistes en las muñecas que me sacaron de las canchas... Ahora solo gym
6. No tengo... Amo el cine así que miro muuucho
7. "Capitaes da Areia" de Jorge Amado.... Quería leer un poco en Portugués...
8. Siii, soy adicta a los esmaltes, no paro de comprar!!!
9. Pescado!
10. Felicidad, estabilidad y salud para los que amo
11. Salado

Bueno... Hasta aquí los premios... Creo que la consigna es repetida en todos: nominar a 11 blogs con menos de 200 seguidores... Tarea difícil... Voy a nominar cuatro por premio para hacerlo más simple...

Liebster Award...


Best Blog Award...

Lovely Blog Award...

Muchísimas gracias por tan lindos mimos!!! Esto terminando un post así que nos leemos en breve!



Príncipe?

jueves, 8 de noviembre de 2012

| | | 18 comentarios

Qué mujer no jugó alguna vez a las muñecas o soñó despierta con ser la protagonista de una novela sólo por el placer de encontrar al “príncipe azul que llega en su blanco corcel a rescatarla”? Yo, como mujer, he imaginado ese momento muchas veces durante mi vida, pero un buen día la madurez tocó a mi puerta y me sacó de un cachetazo el sueño de un cuento de hadas.

La sumatoria de sapos que no se convierten en príncipe jamás nos va haciendo entender que ese hombre perfecto que viene a salvarnos de nuestras desdichas simplemente no existe. Y los golpes de ir entendiendo esto mientras nos complica la vida el desamor (y ciertas lacras que pasan por nuestras vidas) nos llevan a la comprensión de que sí, el príncipe azul destiñe en el primer lavado.

Y por qué no habría de hacerlo? Es bastante naive e infantil pretender perfección en otro ser cuando nosotras mismas no somos ni de cerca perfectas. Sería algo tan absurdo como exigir más de lo que se da… Muy injusto de nuestra parte.

Muy lejos de desalentarse con los malos tragos hay que afrontar la idea de que debemos aprender del error, evolucionar a partir de él y cambiar de enfoque. Y en el proceso, sin quererlo, tal vez nos topemos con algún príncipe, no azul sino de un tono un poco más percudido, más imperfecto, pero un príncipe de incógnito que nos haga sentirnos plenas, princesas.

Yo encontré un príncipe así, una mezclita de cosas buenas y malas que me enamoran y me molestan. Un “peluche” humano, imperfecto de pies a cabeza, tan imperfecto como yo. Un príncipe con defectos que de alguna manera a la vez son virtudes, defectos que me irritan a veces, pero que hacen que lo ame más día a día. Porque yo lo amo así, imperfecto.

Un peluche cariñoso que siempre tiene un abrazo para mí. Un peluche con dos ojitos que dejan ver su alma de par en par, dos ojitos llenos de bondad que lo hacen único e irrepetible. Dos ojos que me dicen siempre que, incluso cuando me lastima, no lo hace a propósito.

Es un peluche  suave que no teme expresar sus emociones ni llorar frente a mí, dándome la tranquilidad de saber que su pecho está ahí para cuando yo necesite llorar (que suele ser seguido). Amo a este príncipe con todo y su inseguridad y dudas que, aunque quisiese extirpárselas para que ya no le aflijan, lo hacen ser todo lo que él es, todo eso que yo amo.

Y es que lo amo enterito y no lo cambiaría por nada. Amo su corazón puro y esos chistes tontos que muchas veces no entiendo, pero que me causan gracias solo porque me contagia su risa. Lo amo en sus días más luminosos y también en sus días más oscuros.

Es Mi príncipe, el que yo elegí para formar un futuro y el que me elige a mí para transitar el suyo. Es un príncipe ante mis ojos aún si el resto del mundo no lo entendiese. Me completa los días y, desde su aparición, yo jamás volveré a ser la misma. Simplemente ya no imagino la vida de otra manera.

Merezco esta relación después de tanta herida abierta y es justamente esta relación la que ha hecho que se borre cualquier cicatriz que quedaba del pasado… Tan solo YA NO ME INTERESAN

El Futuro Llegó Hace Rato...

jueves, 2 de agosto de 2012

| | | 6 comentarios

Se trata de dejar a un lado las trivialidades efímeras de la inmadurez en pos de la permanencia de un futuro en la adultez…

Eso me planteé hace mucho tiempo y consumió gran parte de mi tiempo y esfuerzo. La deuda kármica se hizo grande: ando agotada y mi salud anda tal vez un poco más endeble que de costumbre, pero todo este costo lo conocía antes de comenzar esta etapa, ya había atravesado una similar, así que no me quejo. Muy por el contrario, es un cansancio lindo, un cansancio que se sobrelleva distinto. No pesa, cuesta, pero no pesa.

Sabía a lo que me exponía si abocaba mi vida y esfuerzo a esta odisea, lo tenía muy en claro, pero también entendía los beneficios que conllevaría. Comprendía los sacrificios a realizar, pero los otorgaba gustosa, la paga al final del camino sería buena. Habría rédito.

Armar un futuro requiere de mucha energía, es un proceso lento y, por momentos, tedioso, pero siempre bajo la firme y fehaciente convicción de que la elección es la correcta, de que es simplemente “la mejor decisión”. El trayecto es largo y complejo, lleno de esperanzas e ímpetu que por momentos parecen flaquear ante la desilusión y la frustración. Sin embargo, a costa de gastar hasta la última gota de nuestra energía física y mental, logramos imponernos frente a las adversidades, convencidos de que estamos haciendo las cosas bien.

Y los frutos que cosechamos con tanta dedicación y esmero finalmente surgen airosos, complejos y dulces. Aparecen al final del camino, incluso cuando no nos damos cuenta de que hemos llegado a él. Los degustamos, los disfrutamos, los comemos sin culpa y le damos paso a lo que sus semillas harán crecer, fomentando así la apertura de un nuevo camino, el cual transitaremos dando lo mejor de sí.

Yo opté hace mucho por negarme las banalidades que duran un segundo para ir invirtiendo en la construcción de algo que me aseguraría un futuro mejor. Lo empecé sola y pronto me encontré con manos tomando mi soga y tirando para mi lado, impulsadas por sus propios anhelos y colaborando con los míos. Y esas manos me levantaron en tiempos de desgaste, me palmearon en tiempos de dolor, me abrazaron en tiempos de alegría y apretaron fuerte en tiempos de esperanza y construcción.

No lo hubiese podido hacer sola, hubiese caído y bajado los brazos frente a la frustración. Fueron ellas quienes me empujaron a seguir soñando, todo el camino. Fueron ellas las más importantes para alcanzar todo esto y hacer del sueño una realidad. Fueron ellas el eslabón más importante en esta cadena. Fueron ellas quienes generaron esta ruptura de paradigma.

Vivo este proyecto de futuro convencida de que este sacrificio que aún hay que seguir haciendo sólo va a traer días de sol que palearán cualquier frío y cualquier pronóstico de tormenta. Estoy genuina y completamente feliz y agradecida por todo lo que me trajo hasta aquí… Y lo que tuve que abandonar en el camino no pesa… No puedo dejar de sonreír…


GHOSTS PURSUIT

jueves, 7 de junio de 2012

| | | 0 comentarios

Días… Días… Hace tiempo que no tenía un “día de esos”…

Pero hoy estoy así, en un “día de esos”, un día en que algo me molesta en la panza y me bajonea, sin demasiada razón aparente.  Y es que después de tanto andar y de tantas sacudidas, a veces viejos fantasmas vuelven… sin razón aparente…

Tan solo espero que no sea mi “sexto sentido” hablándome al oído, tan solo espero que esta sensación no tenga fundamentos a posteriori y que se trate tan sólo de un “delirio” de alguien que ve cosas donde no las hay.

El problema de haberse sentido “traicionada” por alguien radica en que, muy a pesar de haber perdonado el mal accionar de esa otra persona, la desconfianza en que algo de esa índole vuelva a acontecer parece quedarse bastante más tiempo del deseado en la retina. Entonces comienzan las “auto-persecuciones” en las que nos inventamos novelas en la cabeza, viendo pistas de problemas donde tal vez no las haya.

La traición es así, genera heridas de guerra tan profundas que al cicatrizar quedan como recordatorios perpetuos de la falta. Es algo similar a lo que ocurre con las cicatrices físicas grandes, muchas veces vuelven a molestar con los días de humedad. Las cicatrices del alma, las que corren por nuestra psiquis, actúan de manera parecida: no las vemos, no son tangibles, pero de vez en cuando se les da por generar ese “no sé qué” que molesta, perturba, deprime… jode

Como cualquier ovni, aparición, fantasma, surge pero uno no está verdaderamente seguro de que realmente sea lo que pensamos; no tenemos certeza de lo que vimos, siquiera de si lo vimos; no sabemos si existe o es invento de nuestra cabeza… pero la duda se genera…

Cuesta volver de una traición y a veces me pregunto si alguna vez verdaderamente se supera… No sé, el tiempo dirá… Aún ganan las ganas de que así sea y de allí el esfuerzo porque eso pase… pero cuesta…

HABRA ALGUN ANTIDOTO? PASENLO