Just =)

jueves, 15 de diciembre de 2011

| | | 0 comentarios
Clima ciclotímico en mis días, mucha vorágine de fin de año se entremezcla con desvíos inusitados que parecieran salidos de algún mal guión para película de suspenso, de esas tramas que no generan intrigas sino tedio y dolores de cabeza. C'est la vie!

Incluso y a pesar de mi "rollercoaster kinda life" de este último tiempo, "Aw/outMU está feliz" (y así emulo a un jugador de fútbol que tiene menos onda que un reglón y hablo en 3ra persona porque parece que es re top hacerlo... ejem). Las razones de tanto ímpetu en afirmarlo? Pues... 

1) esta semana vi mucho a mis amigos, por esto de que a la gente le encanta ser desorganizada y pautar las cenas de fin de año todas aglomeradas en una semana para que uno, cual malabarista en cuerda floja, tenga que sortear la agenda y salir airoso de haber cumplido con todos o la mayoría. No me jacto de tener un millón de amigos como Roberto Carlos, pero tengo los suficientes (y de los buenos) como para llevar una vida social plenamente activa (en otras palabras, siempre tengo algo que hacer jeje) y como también tengo varios "grupos" de amigos (en vez de varios amigos en un grupo solo) los eventos se multiplican bastante. Independientemente de ello, lo que me pone feliz de todo esto es lo bien que la paso en las juntadas, ya sea mediante mates a la tarde (o chocolatada la última vez porque se nos dio por volver a la infancia), una cena por la noche (caserita o de restó) o una salida a tomar algo... Siempre la paso bien con mis amigos, esa clase de bien que te deja dolor en las mejillas de tanto reírse.

2)  estoy en un momento de paz con mi pareja, FINALMENTE. Estamos bien y equilibrados. Entiendo que las parejas tienen crisis, momentos en que las cosas "no andan tan bien", casi por necesidad, ya sea para afianzar el vínculo, poner a prueba la fortaleza de la relación, determinar futuros, etc etc etc. Es por ello, que cuando pasan las tormentas uno respira hondo, disfrutando la brisa de la calma. Tras las tormentas vienen esos períodos dorados, tranquilos, de goce. En esa parte en que la relación marcha sobre ruedas estoy yo en estas últimas semanas. Eso no significa que no vaya a aparecer alguna discusión (vamos! siempre peleillas por pavadas surgen de vez en cuando), pero en este fin de 2011 FINALMENTE estoy disfrutando el amor, tras mucho remar, mucho dolor, mucho desequilibrio, por fin encontramos paz de espíritu y mente en esta materia.

3) caí en cuenta de que mi familia es "especial" y que el vínculo que tenemos es simplemente difícil de explicar. El apego que disfrutamos es una de las cosas con la que la vida me ha bendecido. Somos muy unidos y en eso se resume nuestra relación. Sé que cuento con ellos y ellos cuentan conmigo. No vemos super seguido porque sino nos extrañamos, tenemos esa necesidad de contarnos las cosas, pedirnos consejos, amarnos con inmensidad. Esta época en que se avecinan las fiestas es particularmente alegre porque sabemos que nos vamos a encontrar todos juntos en un ámbito relajado.

4) el 2011 finaliza... y con saldo a favor! Siempre en esta época surge casi de manera obligatoria el análisis de lo que nos dejó el año ya que le estamos pisando los talones al final. Fue un 2011 movido, cargado emocionalmente, fluctuante; fue un año de desafíos, de puestas a prueba, de cambios, de batallas. El 2011 se movió vertiginosamente, testeando la capacidad de adaptación y la tolerancia. Me dejó cansada, agotada, con necesidad de vacaciones, pero con una sonrisa cuando pienso todo lo que tengo (y sino vean los puntos 1, 2 y 3). Después de todo, hay AMOR, hay SALUD, hay FAMILIA Y AMIGOS, hay ESTABILIDAD ECONÓMICA (raspando o no, pero llego a fin de mes), de qué tanto me podría quejar? Logré dedicar tiempo a cuestiones humanitarias que me habían quedado tildadas, adopté un hijito de cuatro patas (se los presento en foto, se llama Patán y me encontró un buen día con sólo mes y medio de edad... Sí, él me encontró a mí), avancé y proliferé más en mis hobbies, en el trabajo todo anduvo bastante tranquilo y aceitado (líos hay siempre para solucionar, tampoco puedo pedir que no los hubiera habido), emocionalmente tal vez hubo demasiados golpes y bofetadas, pero muchos fueron de esos despabilantes y para mejor (siempre visto en retrospectiva), hubo vaivenes y muchos...

Por tanto, 2011 te despido con una sonrisa de oreja a oreja, agradecida por hacerme crecer más, madurar, inmunizarme, por enseñarme, por ayudarme a conocerme mejor, por dejarme disfrutar de la gente hermosa que está en mi vida, por hacerme más fuerte. Te agradezco profundamente los desafíos, las vicisitudes, las sacudidas. Te lo agradezco todo, lo bueno y lo malo... pero ya podes irte y abrirle paso a un 2012 que venga tranquilo!!! No me quejo, pero ya pasó tu hora... y ahora quiero más paz y estabilidad!

GRACIAS, 2011, SOS GROSOOO! RIP

And so I swing and I sway, getting used to the change in state…

lunes, 14 de noviembre de 2011

| | | 0 comentarios

A veces surgen inesperados giros en la trama, eventuales desvíos no predichos que nos dejan tambaleando, mareados y atontados.

Casi siempre pasa, nada es tan perfecto, ni tan armonioso, ni tan correcto. Casi siempre pasa, algún evento desafortunado (o afortunado) o una serie de ellos, nos hace perder el equilibrio, nos desestabiliza emocional y físicamente.

Aún trato de volver al equilibrio, de lograr frenar la oscilación vertiginosa a la que la vida y sus “sorpresas” me tiene acostumbrada de vez en cuando. Y es que hace poquito más de una semana que me tuve que “tragar de un saque” cosas que me enteré de “golpe porrazo” y que, a las vistas del impacto que tuvieron en mí, tal vez prefería no haberme enterado.

Se trata de tomar decisiones en el momento del encontronazo con la realidad que nos abofetea y lidiar con sus consecuencias. Uno es responsable de lo que hace y lo que elige para su vida, pero a veces el golpe deja secuelas que van cual procesión por dentro de uno, hostigando el alma y el balance interno, implacable.

El dilema está en que uno ya tomó la decisión pertinente al caso por lo que las secuelas y heridas de guerra las tiene que tolerar y curar por sí mismo, interiormente. Es algo así como el “perdono, pero no olvido”, es generar una sentencia para el caso, pero mantenerlo en la retina. Si perdonamos, deberíamos hacerlo en todo el espectro, superando la situación y siguiendo hacia adelante, dejando el suceso en el olvido. Sin embargo, rara vez eso ocurre y los vestigios del momento se quedan clavados como pequeñas astillas que molestan y provocan que “nada sea como antes”. Generan esa incomodidad, ese efecto raro en el ambiente.

Y como los seres humanos somos un pasado conjugado en el presente y apuntando hacia el futuro, traemos ese bagaje de historias y experiencias que se entremezclan con la realidad imperante del personaje y generan ese efecto indeseado de “fantasmas del pasado al acecho” e, indefectiblemente, entremezclamos las cicatrices de guerra con las heridas que se han abierto recientemente, confundiendo unas con otras y atentando contra el presente.

Aprendemos de la experiencia, pero a su vez esta nos limita. Nos hacemos fuertes, pero nos refrenamos. Se nos mezclan los tantos. Se nos generan esos “saltos” en el estado de ánimo, por momentos estamos bien, por momentos no tanto, por momentos simplemente nos deprimimos. Nos acostumbramos al movimiento basculante, esperando que en algún momento el péndulo interno encuentre el centro y ahí se quede.

Son días difíciles porque nos llenamos de inseguridades y dolorcitos molestos, pero como con todo en la vida aprendemos a lidiar con ellos y vamos superando las circunstancias de a poco, afianzados en la idea de que algún día lograremos superar lo sucedido completamente.



Y en el interín estamos así, en el vaivén de emociones opuestas, tratando de estar “lo mejor posible dado las circunstancias”, repitiéndonos constantemente hasta creérnoslo: TODO PASA, AVANTI!

O QUE EU TENHO PRA DIZER...

martes, 23 de agosto de 2011

| | | 0 comentarios
En el alma guardado un susurro
un secreto olvidado en el mar
un aroma enterrado en la memoria
una caricia que estremece al recordar

Existe una lágrima en vela constante
un suspiro empeñado en brotar
una mirada que ya no encuentra la tuya
un roce que muere en soledad

Hay un latido que aún estremece
una ilusión que se rehúsa a marchar
un beso que ha perdido tus labios
una mentira que busca ser verdad

Espera triste la esperanza
perece la pasión en la austeridad
caduca sin más el amor que predicaste
queda expuesta así la cruel realidad

LA FUENTE DE LOS CANDADOS...

martes, 26 de julio de 2011

| | | 0 comentarios
La leyenda de esta joven fuente dice que si se le coloca un candado con las iniciales de dos personas que se aman, volverán juntas a visitarla y su amor vivirá por siempre... (Montevideo, URUGUAY - Mayo 2011)


"El amor es paciente, el amor es bondadoso. No es envidioso, ni jactancioso, ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.  Siempre protege, siempre confía, siempre anhela, siempre persevera" -  1° Corintios 13:4-13

RUINAS

viernes, 1 de julio de 2011

| | | 0 comentarios
Es el eco estrepitoso del pasado,
fortuito, abrumador y osado;
remembranza hostil de un calvario olvidado,
escombros de un abril devastado.


"Solía ser férreo", murmuran los cimientos;
"solía ser bello", susurran sus ornamentos;
"solía ser puro", rumorean los techos;
"solía ser cierto", les comento sin consuelo.


Hoy son solo vestigios de un desacierto embustero,
restos de alguna quimera que cinceló su embrujo certero;
engaños revelados en la voragine de tantos excesos,
el suplicio sin consuelo, el tormento de relatos añejos.


Es la advertencia que resuena en los despojos,
firma, clara, ensordecedora;
Es el epilogo que nos exhorta a la transmutación
a la absolución definitiva tras el purgatorio.


Y en los vestigios de tanto hostigador recuerdo
resuena la enseñanza del voraz pretérito;
rotas las cadenas, condenados los lamentos,
se define un nuevo inicio, diametralmente opuesto.

(-) y (+)

viernes, 3 de junio de 2011

| | | 0 comentarios
A veces cuesta mantener la actitud positiva, conservar la esperanza. El mundo muchas veces se empeña en bajar de un hondazo la ilusión y cuesta continuar viendo el vaso medio lleno en tiempos difíciles. Nos desesperamos, desmoralizamos, desesperanzamos, desilusionamos, desvalorizamos…. Hacemos un culto del prefijo “DES” (que denota negación, inversión del significado, oposición)

Recaer en estados negativos, plagados de dolor, tristeza, pesimismo, es algo normal en tiempos de desesperación, cansancio e incertidumbre. Esto tiene razón de ser en que, en la contraposición entre estos opuestos, la negatividad es un proceso más abrupto, rápido y hasta fácil en el cual caer. Y sí, se “cae” en la negatividad y se “escala” en la positividad. Son dos extremos: uno decide ver la pendiente o la elevación.

Como se trata de extremos, pecar de cualquiera de ellos puede ser contraproducente, asique, idealmente, conviene quedarse en la mitad de camino, preferentemente en la mitad del ascenso y no en la mitad de la caída. Explicado de otra manera, en la base de un precipicio (porque en la vida no hay caída infinita, siempre se toca fondo) está la máxima negatividad a la que nuestro ser está signado; y en la cumbre, el sumun de nuestra positividad (porque sí, también hay un tope). El equilibrio entre ambas potencias se halla justamente a mitad de camino entre ellas, donde nos iluminamos con un poco de positividad y nos golpeamos con un poco de negatividad (porque de ambas se aprende y se madura), y es ahí cuando debemos elegir si nos quedaremos en ese estado mirando hacia arriba o hacia abajo. Hacia arriba encontraremos más esperanza y aspiración; hacia abajo, desilusión y tristeza.

Ese sería el estado ideal creo yo, pero como en la vida todo fluctúa, nunca nos quedamos mucho tiempo en ese punto de equilibrio. A veces nos tropezamos y caemos más hacia el pozo, sobretodo cuando estamos con malas rachas; y otras veces escalamos un poco más hacia la cumbre, en tiempos prósperos.

Lo importante de esta analogía radica en entender que, cuando se llega al fondo del pozo, no se puede caer más profundo. Ahí es cuando nuestro espíritu debe definir si desea quedarse esperando allí y rogar que alguien le tire un soga (o sea, depender de otro para tratar de estar mejor sin hacer uno el más mínimo esfuerzo por recuperarse) o empezar a pelear por estar mejor por los propios medios, luchar y empezar a escalar. Desde ya, que el camino en bajada es siempre más veloz porque uno rueda hasta el fondo; la escalada es siempre más ardua, lenta y requiere mayor esfuerzo. Tal vez por ello cuando no estamos en nuestro mejor momento es más fácil decaer que levantarse, pero es importante comprender que la felicidad está arriba y es por ello que debemos pelear incansablemente para subir.

Ojo! La negatividad tiene su lado positivo (y sí, aunque suene contradictorio) porque nunca debemos olvidar que solo a través de los opuestos logramos valorar y disfrutar las cosas de la vida. Dicho de otra forma, si no nos pasaran cosas malas o entráramos en estados negativos, nunca apreciaríamos las cosas buenas ni disfrutaríamos los estados positivos. Es por ello que considero ese punto medio entre positividad y negatividad el punto ideal, porque nos hace lo suficientemente resistentes a los golpes como para no ser ingenuos y lo suficientemente dichosos para ser felices.

Les dejo pensando en este tema y les regalo unas palabras que leí el otro día y me resultaron extremadamente bellas:

Mantén tus pensamientos positivos,
Porque tus pensamientos se convierten en tus palabras.
Mantén tus palabras positivas,
tus palabras se convierten en tus acciones.
Mantén tus acciones positivas
Porque tus acciones se convierten en tus hábitos.
Mantén tus hábitos positivos,
Porque tus hábitos se convierten en tus valores.
Mantén tus valores positivos,
Porque tus valores se convierten en tu destino.


Tenían que ser del genio de GANDHI =)


El Fénix y la Verdad

miércoles, 18 de mayo de 2011

| | | 0 comentarios
La verdad libera. A veces vilmente, otras cruelmente, pero siempre libera. En muchas ocasiones fallamos en ver esta realidad cuando la verdad nos golpea en la cara, tal vez porque nos desestabiliza emocionalmente y nos sacude de tal manera que se hace difícil analizar las cosas con claridad. Aún así, pasado el tiempo, digerida la angustia y el dolor, logramos entender que descubrir la verdad en las circunstancias que nos aquejan, simplemente nos quita un peso de encima, nos saca una mochila.

Muchas veces duele de manera inexplicable y el proceso de comprender y asimilar estas realidades se hace arduo, lento y complicado. En diversas ocasiones es ir cuesta arriba en la colina, sólo para descubrir más tarde que la cumbre está más allá de las nubes.

Sí, es difícil, pero de alguna manera y en la distancia, mirándolo en retrospectiva, después entenderemos mucho más de lo que logramos captar cuando estamos parados en ese momento. Es casi como apreciar un cuadro o un mural: si te parás justito al lado o encima, solo verás una parte y cuando le permitís distancia empezás a apreciar los detalles y captas por completo el conjunto de lo que representa. Así sucede con lo que acontece en nuestras vidas, a veces en el momento de los golpes valoramos más lo que sentimos en ese preciso instante y, luego, con el tiempo y la superación que conlleva, empezamos a entender un poco más los beneficios de dicha verdad. Decía Diderot, un escritor francés, que “Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga”. Tal vez por ello lleva más tiempo asimilar la verdad, aunque al final, en el último dejo de esa bebida le descubrimos las bondades.

Para darles mi experiencia personal, yo hace muy poquitos días recibí una noticia devastadora, una de esas verdades que crees saber pero que la otra parte involucrada se negaba a informar y, a fuerzas de no querer caer en conjeturas erradas, uno dejaba pasar los días. Forzosamente, la otra parte tuvo que en algún momento dejar salir la verdad (porque, después de todo, la mentira tiene patas cortas y la verdad siempre termina saliendo a la luz tarde o temprano). Admito que es aún muy reciente y estoy tratando de procesar toda la información, pero de alguna forma, si lo pienso de acá a un futuro, las cosas son mejores así. Continuar sin confirmar fehacientemente lo que pensaba iba a dañar mi alma eventualmente y me generaba incertidumbre, que conllevaba tristeza… que básicamente te hace no estar bien, no ser del todo feliz. Así que como yo lo veo, hoy estoy mal, tal vez mañana y pasado también lo estaré, pero al menos así me garantizo que en mi futuro esto no me aquejará más, que no será causa de un malestar perpetuo. Después de todo, el tiempo cura todas las heridas, todo pasa, la vida sigue, y salir de estas cosas nos renace como un fénix, más fuertes, vigorosos y brillantes, para encarar nuevamente la vida.

“La belleza es verdad; la verdad, belleza. Esto es todo lo que sabes sobre la tierra, y todo lo que necesitas saber. “- John Keats

HEARTACHE

domingo, 8 de mayo de 2011

| | | 0 comentarios


“Todo pasa por una razón”, me lo vengo repitiendo desde ayer a la tarde, tratando de mitigar el dolor que siento, intentando encontrarle consuelo a todo lo que ha acontecido.
Y no lo logro, no logro acallar ese dolor, aunque esta vez me haya encontrado más resignada, aunque esta vez ya no tenga ni fuerzas para pelear ni llorar.
Ahora es cuando debo encontrar la forma de seguir, de continuar avanzando, de evitar estancarme en este dolor. Tal vez es muy reciente, tal vez por ello aún no encuentre la forma.
Las poquitas fuerzas que encuentro las recibo de la gente bella que me rodea, que me llena de palabras hermosas llenas de aliento. Me abrazan, me besan, me acompañan y me contienen… y aún así las lágrimas siguen fluyendo.
Supongo que es así, que hay que pasarla y padecerla, hasta que un día deje de doler. Como me dijo una amiga: “No hay mal que dure cien años…. Tu futuro compañero y amor ya dejó a los suyos y salió a buscarte… Creeme. Te amo, amiga, y este es un interés que deberás pagar por adelantado para recibir TODO LO BUENO QUE DIOS TIENE PARA VOS”
Quisiera creerle, quisiera encontrar consuelo en esa esperanza, pero por ahora simplemente duele que ya no vaya a estar más. Y me dicen que “Es mejor así. Sé que es difícil, gordi, después vas a ver las cosas más claras” y aún así, hoy, quisiera que las cosas NO fueran así, quisiera hallarle solución, pero todo esto escapa a mis posibilidades y a mi entendimiento.
Y tal vez sea mejor así, pero quién se lo explica a mi corazón? Él se niega a entenderlo, se rehúsa completamente.
La vida sigue, superé el desamor ya tantas veces, esta también lo haré, pero estoy cansada. Mi alma ya no aguanta tan entera los golpes y cada vez empieza a doler más. “Las cosas pasan cuando empezamos a creer”, me repite una amiga. Y le creo y quiero aceptarlo, pero aún no logro asimilarlo.
Supongo que es cuestión de tiempo, cada día lo iré masticando un poco más hasta que un día logre digerir esta cruel realidad… Y algún día ya no dolerá.
La vida es cruel, no busqué esto, no hice nada para merecerlo, y aún así volví a elegir mal… Alguna vez me va a salir bien, ese es hoy mi consuelo, mientras tanto lloraré lo que me haga falta hasta que, finalmente, me seque. El corazón ahí también lo va a entender.
GRACIAS A TODOS LOS QUE ESTAN CONMIGO EN ESTE MOMENTO. LOS AMO CON TODA MI ALMA… Y ES POR USTEDES QUE, INCLUSO EN MOMENTOS ASÍ, ME SIENTO UNA AFORTUNADA… Y NO TAN SOLA. GRACIAS!

The stray bodyguard’s tale

miércoles, 4 de mayo de 2011

| | | 0 comentarios
Soy una activista en todo lo que animales respecta: Greenpeace, voluntariado en dos organizaciones, mi propio emprendimiento “copa de leche” para perros y gatos (=P), etc etc etc… Hago lo que puedo con lo que tengo para proveerle un cierto bienestar a los animalitos. Qué decir, me tiran! =)
Supongo que se trata de hacer una diferencia: como ellos no pueden, hablo por ellos. Los animalitos son seres que no poseen herramientas suficientes para defenderse de lo que, para empeorar las cosas, no ha sido generado por ellos. Somos nosotros, los seres humanos (adultos), quienes propiciamos condiciones de vida injustas e insuficientes para nuestros compañeritos de ruta. Hay quienes los abandonan a la buena de Dios, quienes los maltratan, quienes los ignoran…
No me gusta puntualizar en lo que hago o no hago por ellos, simplemente porque no pretendo obtener ninguna clase de reconocimiento por ello. No me interesa que la gente sepa a qué instituciones ayudo, a cuánto animales alimento, en cuántos rescates he participado… No es el objetivo por el cual se persiguen estas causas.
Las historias de fidelidad y amor incondicional animal conmueven e impactan. Desde las más sencillas y pequeñas hasta aquellas que asombran por su grandeza. Los animales son una fuente inagotables de compañerismo y cariño. A mí, todas las mañanas, me recibe mi chicha en la parada del micro, firme. Llueva, truene o haya sol, ella ahí está. Esta barbincha y yo hemos recorrido una historia que ya data de algún tiempo atrás, si mi departamento lo permitiese ya viviría conmigo (Ay! El día que tenga casa me van a empezar a llamar “la loca de los perros” jej), pero, dado que los metros cuadrados no lo permiten, nuestra relación es estrictamente “laboral”. Sí, laboral, porque mi chicha vive donde están las oficinas en las que trabajo. Allí se ha asentado desde el día que la ví rondando el barrio por primera vez y decidí alimentarla.
No son las mejores condiciones, lo sé, pero mi chicha, a diferencia de otros rescatados, se niega a ser hogareña. Le gusta callejear, supongo que porque la vida le ha generado esta desconfianza extrema en las personas. Cuando comenzó nuestra relación era imposible acercármele. Años han pasado y hoy por hoy me permite un mimo en la cabeza, aunque aún se asusta con los movimientos bruscos y no le permite a ninguna otra persona el contacto.
Esta barbincha apareció siendo ya adulta y, como con las personas, es difícil quitarle las mañas y miedos adquiridos en sus años vividos. Según el veterinario, sufrió muchos abusos por parte de Dios sabe quién y es por ello que cada vez que alguien intenta adoptarla, ella escapa y regresa. Está acostumbrada a la vida que el destino le escribió y, parece que a esta altura, ya no le interesa cambiarla. Le resultó mejor su status de “callejera” y así decidió vivir.
Y se la ve feliz, correteando todo el día en el parque que queda enfrente de las oficinas, jugueteando con “amiguitos” del barrio que sí disfrutan de un hogar. No es un ambiente ideal, créanme que lo sé y he intentado revertirlo, pero ella sigue regresando. Por suerte, la vida en la calle también le ha inculcado una personalidad cautelosa y atenta, asique por suerte sabe cruzar la calle y presta mucha atención al tránsito.
Me gustaría que tuviese otro tipo de vida, pero lamentablemente no es así. Es por ello que, considerando las circunstancias, intento darle lo que puedo y, así, una mejor calidad de vida.
Una historia simple, de millones que hay, una de muchas que he vivido y vivo con animalitos…. No sé muy bien por qué se me dio por hablar de esto… será porque los animalitos alegran mis días? =D
“Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales” - M. Gandhi (1869-1948)

Conversaciones Descabelladas...

martes, 26 de abril de 2011

| | | 0 comentarios
“Yace ahí, en el fondo de mi esencia…” eso rezaba un poema guardado desde hace ya muchos años… Hoy lo recordé. No sé muy bien por qué. Supongo que a veces uno precisa eso: hundirse ahí, en lo más profundo de nuestro ser, para tratar de encontrar respuestas.
Este año empezó como una montaña rusa emocional, con sus altos y bajos, cambiante, y así parece que continuará. Qué sería de la vida sin la adrenalina? O no?
En ese vaivén de emociones, aprendemos a madurar, elegir, determinar. Por momentos se hace necesario frenar y analizar el camino transitado… y mirar al frente y determinar el que vendrá. Lo creo sano, casi obligatorio, sentarse a charlar con uno mismo, encontrarse, descubrirse, sincerarse.
Conversación intrapersonal. Son inmensas las conclusiones a las que se pueden arribar gracias a esta charla. A veces asusta un poco, es verdad. No hay peor juez y verdugo para uno que uno mismo. Tal vez porque  a uno mismo no se le puede mentir u ocultar nada. Y a veces enfrentar tales verdades es difícil. Y por eso posponemos este tipo de charla.
A mí me gusta charlar conmigo. Lo encuentro altamente iluminador hacerlo. Por eso intento charlar conmigo misma largamente al menos una vez por semana. Aunque a veces cueste aceptar las conclusiones.


Hurgar en nuestros pensamientos más profundos, nuestros sentimientos más ocultos, usualmente nos acerca más al entendimiento de lo que somos, de lo que queremos, a lo que aspiramos. Es importante comprendernos a nosotros mismos, abrazarnos. Porque sólo cuando nos conciliamos con nuestra persona y nuestra vida es cuando podemos empezar a estar bien con el resto del mundo que nos rodea.
Equilibrándonos por dentro podemos comenzar a equilibrarnos por fuera… y así estar mejor. Asique por más descabellado que suene, tenemos que preguntarnos y contestarnos (incluso en voz alta) hasta hallar la verdad que nos libera, nos perfecciona, nos nutre y nos alivia.
La vida es lo que hacemos de ella…. Y nosotros también!!! A “intraconversar” se ha dicho!!!

Decididamente... Tal vez...

martes, 22 de marzo de 2011

| | | 0 comentarios
 
Decisiones… Hay algunas que son tan sencillas y otras se hacen tan complicadas… Y aún así la vida está hecha de decisiones… Todo cuanto hacemos proviene de una decisión y conllevará otra. Podríamos ver la vida como una cadena de infinitas decisiones. En las nimiedades más básicas hay decisiones involucradas. Todo lo que somos, todo lo que nos pasa, está signado por una decisión. Decisión de ser, decisión de no ser, decisión de hacer, decisión de no hacer…
Inclusive cuando no tomamos una decisión estamos decidiendo: estamos decidiendo no decidir!!! Por confuso que esto parezca…
Es inevitable, tenemos que decidir, definir, establecer cosas en nuestras vidas. Estamos forzados a hacerlo. El problema surge cuando, a pesar de ser conscientes de que debemos hacerlo, nos negamos a tomar una decisión definitiva. Lamentablemente, sólo terminamos posponiendo lo inevitable y obligándonos, tal vez, a que las consecuencias de dicha decisión tengan una magnitud mayor, que bien podría haberse evitado.
Solemos posponer la toma de aquellas decisiones que no nos son gratas de afrontar, de todo aquello que nos genera dolor, o que sabemos va a lastimar a otro. Solemos posponer decisiones acerca de todo aquello cuyos resultados en el corto plazo son negativos. Solemos evitar decisiones que nos saquen de nuestra “confort zone” (zona de confort, seguridad, estabilidad y comodidad)
Sin embargo, todo llega. A la larga o a la corta, la decisión deberá afrontarse conjuntamente con sus consecuencias. Entonces, por qué nos empecinamos en tratar de evitar lo inevitable?
Lo decía William Ernest Henley: “Soy el comandante de mi destino. Soy el capitán de mi alma”. Y ser dueño es una bendición pero conlleva obligaciones. Somos dueños y señores de nuestras vidas, manejamos las riendas que nos guían y, a su vez, somos enteramente responsables de lo que con ella acontezca. La libertad conlleva esa gran responsabilidad. Si somos dueños de nuestro destino, deberemos tomar las decisiones que nos lleven al puerto deseado, sin excusas y sin buscar cómplices ni culpables. Las decisiones son nuestras y debemos abrazarlas y padecerlas como tales.
La vida está hecha de decisiones. Las decisiones marcan nuestras vidas. Leí un bello párrafo los otros días: La vida es muy corta para despertarse con remordimientos. Quiere a la  gente que te trata bien. Olvida a los que no lo hacen. La vida pone a  cada uno en su lugar. Piensa que todo llega y pasa por una razón. Si  tienes una segunda oportunidad, agarrala!! Nadie dijo que la vida sería fácil, solamente prometieron que valdría la pena vivirla!

True love is the soul's recognition of its counterpoint in another

jueves, 10 de marzo de 2011

| | | 0 comentarios

“El verdadero amor es cuando el alma reconoce a su contrapunto en otro ser”… eso decían en una película medio pelo, una comedia, de la cual no logro recordar el nombre, pero esa frase se me quedó grabada.
El amor encuentra formas muy extrañas de colarse por nuestros poros. Cuando menos lo deseamos o lo esperamos, ahí aparece.
Nunca de formas sencillas, pero uno siempre lo sabe cuando aparece. Lo sabe. Indefinidamente, pero lo sabe.
Incluso conforme pasan los años, incluso cuando no querés saberlo, aún lo sabes. Esa persona siempre está ahí, en el fondo de la mente.
Siempre se sueña con ese amor de película, parte de uno por momentos piensa que nunca lo va a encontrar, o que tal vez solo existe en las novelas. Es increíble cómo la vida gira y da vueltas, nunca sabes cómo puede aparecerse. Uno debe estar agradecido por la ruptura y el dolor, y las lecciones y la pena, y los otros amantes y experiencias. La pasión y la espontaneidad de todo aquello. Cada paso del camino hace de ese amor la más bella creación en la que jamás haya uno participado. No sería tan bueno sin todas esas partes complicadas. No sería tan bueno sin las partes de excesiva ternura.
Y cuando llega, uno debe compartir ese amor con el mundo, así todos conocerán ese amor. Ese amor está ahí afuera esperándoles. Mereciéndoles. Dignos de ustedes. Especialmente y específicamente diseñado para ustedes. Están listos para este amor? Porque él está listo para ustedes.
Hay que pensar en ese amor como el amor que se siente por aquello que más se disfruta. Para mí, en este momento, es escribir y fotografiar.  Mi amor es como mi escritura y mi fotografía: sencillo, embriagador, impulsivo, desestructurado, sentimental, expresivo, irracional… y lleno de esperanza.
To be love and be loved

DEEP BREATH TILL 10

martes, 1 de marzo de 2011

| | | 0 comentarios
Tengo que aprender a controlarme… Impulsiva, yo?! Nahh, te pareció…
Tengo esta característica de la que ya he hablado alguna vez, pero para los que no me conocen… Soy extremadamente sincera… Trato de ser diplomática, lo intentó… pero a veces se me salta la chaveta
Hay momentos en los que simplemente la verborrágica sinceridad se me escapa sin medir consecuencias… No es que no tenga razón en los planteos, muchas veces la creo tener, es sólo que no considero los tiempos para hacerlos, existen momentos en que es simplemente inapropiado.
Esta suerte de impulsiva honestidad bruta es algo que debo aprender a controlar. Debo entender que a veces es necesario frenar el impulso y cuestionarse si es el momento apropiado para hacer el comentario.
Suele pasarme más cuando no estoy en mi eje, cuando estoy más sensible que de costumbre, cuando simplemente no ando bien. Ahí es cuando más inestable se vuelve mi sinceridad y dejo de medir las consecuencias de lo que digo.
Y luego tan solo me pasa que tomo un hondo respiro y descubro lo desubicado de mi conducta y me replanteo las formas en que elegí proceder. Y ya es tarde. El daño está hecho. Ya herí susceptibilidades y ya me siento mal conmigo misma…. Me siento la peor!
Y ni siquiera se trata de lo que digo o cómo lo digo…. Sólo que no elijo los momentos adecuados para hacerlo.
Entonces, mi planteo sería: si tras tomar aire descubro mi error, tal vez deba aprender a tomar ese hondo respiro y contar hasta diez antes de hacer el planteo. Tal vez así descubriría que es mejor dejar ciertas cosas sin decir… o simplemente decirlas en otro momento, con aguas mas calmas o mejores circunstancias circundantes.
Deberé asimilar todo esto que digo para futuras ocasiones. El daño esta vez ya está hecho, pero tal vez la próxima…
OMMMMM!

EL PARAISO IMPERFECTO

viernes, 18 de febrero de 2011

| | | 0 comentarios
Cuando era más pequeña soñaba un futuro color de rosa, muy “Susanístico” si se quiere, un perfecto sueño en una perfecta cajita de cristal…
La vida, las experiencias, los tropezones y las caídas rompieron esa cajita en mil pedacitos, que enmendé mil veces…. pero ya no era más perfecta…
Aún así, esa misma vida, experiencias, tropezones y caídas me enseñaron que en esa imperfección, el sueño seguía siendo de cristal!!!!
Puro y transparente cristal, bello en toda su imperfección… Y así, el futuro siguió valiendo la pena.
Entendí la perfección en la imperfección, la coherencia en la incoherencia, la belleza en la rareza… la enormidad en la contradicción…
La vida rara vez se nos presenta como lo planeamos y aún así de una u otra forma nos da lo que necesitamos… aunque muchas veces fallemos en ver las señales…
Añoramos tanto la perfección del sueño que nos olvidamos de vivir lo increíble de la imperfección que nos toca…
Seremos más felices el día que abramos bien los ojos y agradezcamos por todo lo que tenemos, en vez de seguir en la ceguera de maldecir aquello que nos falta…
Seremos más completos cuando reconozcamos la magnificencia de aquello que construimos… tendremos así nuestro pedazo de paraíso imperfecto… y así, nosotros seremos más perfectos… ACTUEMOS!

Acerca de San Valentín y otras yerbas….

viernes, 11 de febrero de 2011

| | | 0 comentarios
14 de Febrero… El Día de San Valentín, el Día de los Enamorados… La verdad que no creo que tenga que haber un día para festejar el amor… pero aún así…
Al amor hay que celebrarlo constantemente, nutrirlo, fortificarlo, darle alas y hacerlo brillar.
Soy una romántica empedernida. Tal vez otros no lo necesiten, pero yo considero que deben existir “gestos”, demostraciones de afecto, que solidifiquen la pareja, que reafirmen el sentimiento.
A muchos les cuesta entender la necesidad de estas “cursilerías”, no precisan de mucho más que el simple saber que la otra persona les ama. En mi caso, cada tanto preciso un “plus” a las palabras y los mimos. Preciso de ese “AHHHH” tierno en forma casi de suspiro frente a algo que no esperamos, un gesto cargado de amor.
En ese sentido, creo que el hecho de tener un día al año como recordatorio de que hay que tener una pequeña demostración de afecto resulta particularmente beneficioso cuando estamos frente a esa clase de parejas en las que uno necesita de gestos y al otro le basta con “saber”… Como es MI caso. Mal que me pese, entiendo que somos diferentes en ese punto y, aunque injusto de mi parte hacia él, muchas veces me cuesta aceptarlo.
Pienso que no es necesario ponerse en grades gastos, ni siquiera tenerlos…. Lo importante es el gesto. No necesariamente tienen que ser inmensos ramos de flores, lujosa joyería ni pomposas cajas de bombones, cualquier actitud es válida: dedicatorias (una canción que sea extremadamente romántica o significativa para ambos por ejemplo); bellas cartas, tarjetas, postales o poemas de amor; pequeñísimos peluches (por ejemplo para hacer saber que se recuerda que es amante de cierto animal); un chocolate (aquel que es su favorito o que tanto ansiaba probar) o llevar para ver juntos esa película que tanto odias pero que esa otra persona siempre quiso compartir con vos… cualquier cosa que demuestre ese amor que sentimos y que a veces fallamos en demostrar.
Curiosamente, nadie sabe bien de dónde surge este día. Se sabe que no es costumbre latina, es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX. Así llega a nosotros (empedernidos en adoptar tradiciones que nos son ajenas… como desde más recientemente se hizo con Halloween  =S )
Aún así, si queremos dar un marco verdaderamente romántico a una fecha de “enamorados”, tal vez esta historia nos resulte la más interesante…
En la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido, se prohibía el matrimonio entre los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados, porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.
Un sacerdote cristiano llamado Valentín, disconforme con tal injusticia, decidió casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos.
Pronto, Valentín adquirió gran prestigio en toda la ciudad por esto y fue llamado por el emperador Claudio II para conocerle. El sacerdote aprovechó aquella visita para hacer propaganda de la religión cristiana y convencer al emperador para que siga los pasos de Jesús. Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma le obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió así de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote.
La misión de condenar al sacerdote la tuvo que llevar a cabo un lugarteniente conocido como Asterius quien, cuando tuvo enfrente al sacerdote,  se burló de la religión cristiana y quiso ponerlo a prueba. Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio y fue ejecutado un 14 de febrero.
Sin embargo, durante sus días en prisión, su carcelero le pidió que diera clases a su hija Julia. Entre tantas lecciones y horas juntos, Valentín se enamoró de la muchacha. En vísperas de su ejecución, envió una nota de despedida a la chica en la que firmó con las palabras "DE TU VALENTIN". De allí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en la actualidad y de la expresión de despedida "FROM YOUR VALENTINE ", típica de los anglosajones.

La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no fuera porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó. La Santa Sede canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.


Sea cual fuese su posición frente a este día, espero les encuentre rodeados de AMOR en cualquiera y en TODAS sus manifestaciones… Es verdaderamente un regalo, una bendición, que debemos aprender a abrazar, absorber y disfrutar con todo nuestro ser, sin limitarnos… ENAMÓRENSE DE LA VIDA!

Discutamos la Discusión...

miércoles, 9 de febrero de 2011

| | | 0 comentarios
Definitivamente no sé discutir! No me gusta hacerlo, creo que a nadie. Si pudiera, lo evitaría a toda costa, como cualquier otra persona sensata. Sin embargo, es muy cierto que muchas veces las discusiones fortalecen los lazos, afianzan las relaciones. Aún así, como a casi todos, preferiría no tenerlas, por más necesarias que a veces parezcan.
Entiendo que a casi nadie le gusta discutir, al menos no cuando la otra persona le interesa real y profundamente. Pero hay quienes lo atraviesan con mayor entereza, con más “profesionalidad”. Es decir, hay quienes logran desenvolverse en las discusiones tal y como las proyectan en sus cabezas…
No es mi caso. A mí las discusiones me dan taquicardias, temblequeo y llanto. Trato de controlarlos, de ocultarlos y que se noten lo menos posible, pero usualmente fallo. Eventualmente, en algún momento de la discusión, salen a flote. Sufro del famoso “se me va de las manos”, pierdo el control de mi ser. Creo que, aunque trato de ocultarlo incesantemente, soy demasiado sentimental.
La cabeza es mi mayor enemiga, me tortura por momentos. Me cuesta palear lo que genera. Y aunque no lo demuestre, en cuestiones “sociales” sufro y estoy condenada a una extrema inseguridad.
Lo curioso es que, muy a pesar de eso, muy por sobre mis excesivos miedos de herir a la otra persona, e incluso perderla para siempre, no puedo evitar que otra característica marcada de mi personalidad salga siempre a flote: la sinceridad.
Hablamos de una sinceridad desbordante, la  conocida como “honestidad bruta”. Lo siento, no puedo evitarlo, se me cuela por los poros. Admito y quiero creer que por dura que soy, también soy muy diplomática (dícese eso de todos los nacidos bajo el signo de LIBRA) y, aunque a veces falle, trato de manejar mis palabras, explicar mis motivos, de manera tal que el efecto sea  tal vez contundente, pero lo más adecuado dadas las circunstancias.
No siempre funciona, pero en la vida rara vez las cosas salen exactamente como uno las planea, las anticipa en su cabeza.
No sé bien por qué empecé con este tema, supongo que porque habla acerca de mi esencia. De alguna manera inicie este blog para expresar todo aquello que sintiese y de esa manera mostrar un poco lo que soy, desnudar mi alma. Como dijo Georg Hegel: “FELIZ AQUEL QUE SUPO AJUSTAR SU EXISTENCIA A SU CARÁCTER PECULIAR, A SU VOLUNTAD Y A SU ARBITRIO, DE FORMA QUE LE ES POSIBLE DISFRUTAR DE SU EXISTENCIA”.
Les deseo una buena vida…  Que las discusiones solo sirvan para desenmarañar más plenamente cómo ser más felices.

TRUTH BE TOLD.... LOOKING FOR A STAIRWAY TO HEAVEN

miércoles, 2 de febrero de 2011

| | | 0 comentarios
Hoy lloré… A veces pasa…. Bastante seguido diría… La gente dice que soy demasiado emocional, una sentimentalista extremista… A veces lloro por mí, por mi vida, mis cosas, mis incertidumbres, mis calvarios, mis alegrías, mis tristezas… Hoy NO! Hoy lloré por ella… A veces pasa…
La vida no es justa simplemente. Hay gente que tiene tanto para dar, tanto potencial, y aún así no es valorada, aún así fracasa, aún así sufre.
No me gusta ver a mi amiga así. No está bien que sufra por algo que no vale la pena. Me molesta no tener consuelo para ella, me odio por no poder brindarle una solución a lo que le aqueja.
La vida puede ser cruel. Y nos arremete mil veces con la misma condena. Me pregunto por qué a algunos les es tan fácil, tan sencillo, hallar lo que desean, y a otros se nos complica tanto. Las mujeres buscamos a nuestro “PRINCE CHARMING” y olvidamos frecuentemente que el príncipe azul destiñe en el primer lavado!!!
Creemos haber encontrado a nuestro par, a nuestra media naranja… y ZAZ! Algo nos quita esa esperanza de cuajo y nos preguntamos: Por qué otra vez a mí? Por qué al resto se les da tan fácil y a mí no?
Con crudeza a veces nos planteamos la conducta repetitiva de elegir mal nuestros candidatos. Tratamos de revertir la tendencia incesantemente. Y ZAZ! Ocurre de nuevo, de vuelta elegimos mal.
Por qué? Por qué alguien que es tan adecuado falla tan asiduamente en encontrar compañero de ruta?
Y ya no hablamos de eternos. La eternidad… bueno… la eternidad ya suena hasta utópica luego de tanto fracaso. Tan solo hablamos de alguien con cuentas claras, sin secretos turbios ni manejos oscuros. Suena difícil en los tiempos que vivimos, pero “no hay que darse por vencido ni aún vencido.”
Arremetemos y lo intentamos una y mil veces, convecidas de que “alguna vez me va a salir bien”. Y muy a pesar de la dureza y la dificultad de atravesar tantos “desamores”, nos levantamos y lo intentamos incesantemente.
Es ahí cuando me duele, me duele oír que ella esté bajando los brazos, que entre lágrimas profundas y heridas de guerra plantee “que ya no quiero volverlo a intentar”, que ya no más, que el dolor del desengaño ya no le permite cerrar más esas heridas, que ya no sabe cómo confiar, que el amor se tornó demasiado cruel.
Y es que el amor es la más dulce y cruel contradicción, porque es aquello que más nos llena, más nos alegra… y aún así es también lo que más nos lastima, más nos duele.
Pero suele pesar más lo bueno a lo malo en el amor. Por eso me entristece oír que para ella eso simplemente “ya no es más así”.
Sé fuerte, amiga mía, yo entiendo que en momentos así cuesta ver la luz al final del túnel, pero detrás de la tormenta siempre sale el sol, y aunque suene cursi y trillado, no deja de ser una gran verdad.  Esa persona por la que hoy lloras no te merece y nunca lo va a hacer. Porque te mereces que te amen con la misma magnitud con que vos amas y que se entreguen con la misma convicción con que vos lo haces, sino NO VALE LA PENA!
Sé fuerte, amiga mía, confía en mí: el amor abrió esa nueva herida  y estoy segura de que también va a ser el amor el que la haga sanar. ALGUNA VEZ VA A SALIRTE BIEN Y AHÍ TODO ESTO VA A HABER VALIDO LA PENA…. TE AMO!  =)

My Ticking Game for 2011...

viernes, 28 de enero de 2011

| | | 0 comentarios
ARRANCÓ EL 2011 PARA LOS CRISTIANOS Y LA SEMANA QUE VIENE LO HARAN LOS CHINOS... EN CUALQUIER AÑO QUE COMIENZA UNO SE PLANTEA UN MILLÓN DE METAS QUE, FRANCAMENTE, LUEGO VA DELEGANDO PARA EL AÑO PRÓXIMO.... AÚN ASÍ LES COMPARTO LAS MÍAS, TAL VEZ ASÍ NOS VAYAMOS INSPIRANDO UNOS A OTROS A HACER LAS PROPIAS.... A VER CUÁNTAS DE ESTAS TICKEO AL FINAL DE ESTE AÑO QUE COMIENZA!!! =)

Sonreír y Reír Más
Amar con todo mi Ser
Relajarme y Dejarme llevar
Perdonar
Saber que no estoy sola y Pedir Ayuda
Hacer más favores
Expresar lo propio y Ser siempre Sincera
Romper la rutina más seguido
Apoyar al necesitado
Salir a correr y después tirarme en el pasto
Pintar un cuadro
Jugar con los pequeñines J
Permitirme brillar
Mirar fotos viejas y Hacer un álbum familiar (iniciado en 2010, pronto a terminarse)
Leer al menos un buen libro
Cantar desafinado y fuerte en la ducha (de otra manera no me sale jeje)
Escuchar a mis amigos el doble (o más)
Aceptar un cumplido
Ayudar a un anciano
Cumplir todas mis promesas
Terminar algún proyecto deseado
Ser niña otra vez
Escuchar la naturaleza (y ver formas en las nubes… eso amaba de chica)
Mostrar mi felicidad más
Escribir más (vamos a por el curso de Eri!)
Tratarme como trato a mis amigos… Quererme más
Amar y proteger más a los animales
Darme un baño prolongado (hace mil que no lo hago)
Cumplir con “Por hoy no voy a preocuparme” (nunca lo hago)
Dejar más que la gente me ayude y aceptar que no aguanto sola los golpes
Mirar una flor con atención… o cualquier otra belleza que me rodee, aunque no sea obvia
Perder un poco de tiempo!!!!!!!
Apagar el televisor… y conversar!
Escuchar más mi música preferida
Aprender aquello que siempre deseé
Llamar a mis amigos por teléfono más seguido
Hacer algún pequeño cambio en mi vida
Disfrutar un rato la soledad, escuchar y abrazar el silencio
Cerrar los ojos y teletrasportarme un rato
Hacer que alguien se sienta bien
Decirle a las personas que amo cuánto las quiero
Mirar las estrellas… como lo hacía con Piola J
Pensar en todo lo que tengo… en que soy afortunada
Planificar un viaje
Respirar hondo
Hacerme un regalo
Cultivar la amistad… Crear nuevas 
Enamorarme cada día