Conversaciones Descabelladas...

martes, 26 de abril de 2011

| | | 0 comentarios
“Yace ahí, en el fondo de mi esencia…” eso rezaba un poema guardado desde hace ya muchos años… Hoy lo recordé. No sé muy bien por qué. Supongo que a veces uno precisa eso: hundirse ahí, en lo más profundo de nuestro ser, para tratar de encontrar respuestas.
Este año empezó como una montaña rusa emocional, con sus altos y bajos, cambiante, y así parece que continuará. Qué sería de la vida sin la adrenalina? O no?
En ese vaivén de emociones, aprendemos a madurar, elegir, determinar. Por momentos se hace necesario frenar y analizar el camino transitado… y mirar al frente y determinar el que vendrá. Lo creo sano, casi obligatorio, sentarse a charlar con uno mismo, encontrarse, descubrirse, sincerarse.
Conversación intrapersonal. Son inmensas las conclusiones a las que se pueden arribar gracias a esta charla. A veces asusta un poco, es verdad. No hay peor juez y verdugo para uno que uno mismo. Tal vez porque  a uno mismo no se le puede mentir u ocultar nada. Y a veces enfrentar tales verdades es difícil. Y por eso posponemos este tipo de charla.
A mí me gusta charlar conmigo. Lo encuentro altamente iluminador hacerlo. Por eso intento charlar conmigo misma largamente al menos una vez por semana. Aunque a veces cueste aceptar las conclusiones.


Hurgar en nuestros pensamientos más profundos, nuestros sentimientos más ocultos, usualmente nos acerca más al entendimiento de lo que somos, de lo que queremos, a lo que aspiramos. Es importante comprendernos a nosotros mismos, abrazarnos. Porque sólo cuando nos conciliamos con nuestra persona y nuestra vida es cuando podemos empezar a estar bien con el resto del mundo que nos rodea.
Equilibrándonos por dentro podemos comenzar a equilibrarnos por fuera… y así estar mejor. Asique por más descabellado que suene, tenemos que preguntarnos y contestarnos (incluso en voz alta) hasta hallar la verdad que nos libera, nos perfecciona, nos nutre y nos alivia.
La vida es lo que hacemos de ella…. Y nosotros también!!! A “intraconversar” se ha dicho!!!