Just =)

jueves, 15 de diciembre de 2011

| | | 0 comentarios
Clima ciclotímico en mis días, mucha vorágine de fin de año se entremezcla con desvíos inusitados que parecieran salidos de algún mal guión para película de suspenso, de esas tramas que no generan intrigas sino tedio y dolores de cabeza. C'est la vie!

Incluso y a pesar de mi "rollercoaster kinda life" de este último tiempo, "Aw/outMU está feliz" (y así emulo a un jugador de fútbol que tiene menos onda que un reglón y hablo en 3ra persona porque parece que es re top hacerlo... ejem). Las razones de tanto ímpetu en afirmarlo? Pues... 

1) esta semana vi mucho a mis amigos, por esto de que a la gente le encanta ser desorganizada y pautar las cenas de fin de año todas aglomeradas en una semana para que uno, cual malabarista en cuerda floja, tenga que sortear la agenda y salir airoso de haber cumplido con todos o la mayoría. No me jacto de tener un millón de amigos como Roberto Carlos, pero tengo los suficientes (y de los buenos) como para llevar una vida social plenamente activa (en otras palabras, siempre tengo algo que hacer jeje) y como también tengo varios "grupos" de amigos (en vez de varios amigos en un grupo solo) los eventos se multiplican bastante. Independientemente de ello, lo que me pone feliz de todo esto es lo bien que la paso en las juntadas, ya sea mediante mates a la tarde (o chocolatada la última vez porque se nos dio por volver a la infancia), una cena por la noche (caserita o de restó) o una salida a tomar algo... Siempre la paso bien con mis amigos, esa clase de bien que te deja dolor en las mejillas de tanto reírse.

2)  estoy en un momento de paz con mi pareja, FINALMENTE. Estamos bien y equilibrados. Entiendo que las parejas tienen crisis, momentos en que las cosas "no andan tan bien", casi por necesidad, ya sea para afianzar el vínculo, poner a prueba la fortaleza de la relación, determinar futuros, etc etc etc. Es por ello, que cuando pasan las tormentas uno respira hondo, disfrutando la brisa de la calma. Tras las tormentas vienen esos períodos dorados, tranquilos, de goce. En esa parte en que la relación marcha sobre ruedas estoy yo en estas últimas semanas. Eso no significa que no vaya a aparecer alguna discusión (vamos! siempre peleillas por pavadas surgen de vez en cuando), pero en este fin de 2011 FINALMENTE estoy disfrutando el amor, tras mucho remar, mucho dolor, mucho desequilibrio, por fin encontramos paz de espíritu y mente en esta materia.

3) caí en cuenta de que mi familia es "especial" y que el vínculo que tenemos es simplemente difícil de explicar. El apego que disfrutamos es una de las cosas con la que la vida me ha bendecido. Somos muy unidos y en eso se resume nuestra relación. Sé que cuento con ellos y ellos cuentan conmigo. No vemos super seguido porque sino nos extrañamos, tenemos esa necesidad de contarnos las cosas, pedirnos consejos, amarnos con inmensidad. Esta época en que se avecinan las fiestas es particularmente alegre porque sabemos que nos vamos a encontrar todos juntos en un ámbito relajado.

4) el 2011 finaliza... y con saldo a favor! Siempre en esta época surge casi de manera obligatoria el análisis de lo que nos dejó el año ya que le estamos pisando los talones al final. Fue un 2011 movido, cargado emocionalmente, fluctuante; fue un año de desafíos, de puestas a prueba, de cambios, de batallas. El 2011 se movió vertiginosamente, testeando la capacidad de adaptación y la tolerancia. Me dejó cansada, agotada, con necesidad de vacaciones, pero con una sonrisa cuando pienso todo lo que tengo (y sino vean los puntos 1, 2 y 3). Después de todo, hay AMOR, hay SALUD, hay FAMILIA Y AMIGOS, hay ESTABILIDAD ECONÓMICA (raspando o no, pero llego a fin de mes), de qué tanto me podría quejar? Logré dedicar tiempo a cuestiones humanitarias que me habían quedado tildadas, adopté un hijito de cuatro patas (se los presento en foto, se llama Patán y me encontró un buen día con sólo mes y medio de edad... Sí, él me encontró a mí), avancé y proliferé más en mis hobbies, en el trabajo todo anduvo bastante tranquilo y aceitado (líos hay siempre para solucionar, tampoco puedo pedir que no los hubiera habido), emocionalmente tal vez hubo demasiados golpes y bofetadas, pero muchos fueron de esos despabilantes y para mejor (siempre visto en retrospectiva), hubo vaivenes y muchos...

Por tanto, 2011 te despido con una sonrisa de oreja a oreja, agradecida por hacerme crecer más, madurar, inmunizarme, por enseñarme, por ayudarme a conocerme mejor, por dejarme disfrutar de la gente hermosa que está en mi vida, por hacerme más fuerte. Te agradezco profundamente los desafíos, las vicisitudes, las sacudidas. Te lo agradezco todo, lo bueno y lo malo... pero ya podes irte y abrirle paso a un 2012 que venga tranquilo!!! No me quejo, pero ya pasó tu hora... y ahora quiero más paz y estabilidad!

GRACIAS, 2011, SOS GROSOOO! RIP